2009-10

sarvelioyjuanjo.jpgDOS MAESTROS EJEMPLARES

No es fácil educar, no es fácil enseñar en los tiempos que corren, pero Juan José y Sarvelio han sabido hacerlo bien, muy bien. Ellos son un ejemplo de buenos maestros, humildes y honestos, que han sabido ganarse año tras año el afecto de sus alumnos y compañeros.

Va a ser difícil llenar el hueco que dejan en el Instituto y en el Departamento de Lengua por su trabajo laborioso y callado, sin embargo tenemos la enorme satisfacción, los que hemos convivido más de cerca con ellos, de haber recibido una influencia muy positiva.

Merece la pena citar una reflexión de un maestro ya jubilado que decía "un maestro no solo imparte ciencia, sino que desde su honestidad siembra sabiduría y, además de intentar comprender y saber explicar, enarbola la bandera de la libertad. El arte de enseñar es el arte de seducir. No se enseña, se contagia y se seduce a través de las palabras".

Les ha llegado la hora de la jubilación a estos dos maestros ejemplares, Juan José y Sarvelio. Vuestros compañeros de Departamento os recordaremos muchos años.