ACTIVIDADES

Sierra de FranciaRedacción sobre la excursión de 4º ESO a la Peña de Francia (Ruta del Agua), el día 28 de octubre de 2010,  escrita por Ran Guo Xia

Cuando subimos al autobús el sol todavía no había salido. La profesora nos entregó una hoja con información de cómo sería el recorrido de la “Ruta del Agua”, e iniciamos el viaje hacia Salamanca con ilusión, observando al principio del viaje pocos árboles y bastantes suelos de cultivo, así como  bastantes animales pastando, cuando estábamos llegando ya a nuestro destino.

Cuando  llegamos, estuvimos almorzando y empezamos el recorrido, siguiendo al monitor llamado “Pirata”, que nos dijo que en esa zona abundaban los castaños y que el fruto era comestible  Continuamos el recorrido topándonos con unas terrazas de cultivo y el monitor nos explicó sobre su utilización y sobre sus periodos de buena cosecha o mala dependiendo del clima. Mas tarde, nos paramos junto a unas esculturas metálicas (había varias en la ruta) y nos explicaron que el aro que había dentro de la jaula representaba la unión entre el arte y la naturaleza y que la jaula vacía era un recipiente para dejar cosas que daban mala suerte. Después paramos en un mirador, desde donde se veía el pueblo del que habíamos partido (Mogarraz) .

Durante el recorrido, los monitores nos dijeron que en esta zona se empezaron a plantar eucaliptos dado que  crecían rápidamente, pero el inconveniente era que no dejan crecer otras plantas a su alrededor. Nos explicaron que los líquenes crecían en la corteza de los árboles y los musgos en las rocas y en las zonas húmedas. También nos explicaron la diferencia entre las piñas que presentaban “pelillos” porque habían sido masticadas por las ardillas, y las piñas casi sin piñones que habían sido masticadas por ratones. Continuamos con el recorrido, y me sorprendió ver obras ratifícales (silla con respaldo de diferentes alturas, jaulas con distintas formaciones) en plena naturaleza. Poco después paramos para descansar y comer al lado de un puente, en el que algunos del grupo decidimos encontrar un lugar para comer al otro lado del arroyo  y al terminar , un monitor nos dijo que en este puente, antiguamente, un caballero se situaba en el para defenderlo contra los árabes, durante su lucha contra  los hispanos (visigodos antiguamente) y que si el caballero sobrevivía , era considerado un héroe y que muchas mujeres se sentían atraídas por él. Mas tarde los monitores nos propusieron un juego llamado el “lazarillo”, nos poníamos por parejas y el que hacía de “ciego” tenía que dejarse guiar por el compañero y tocar las cosas que le dijera, al cabo de un rato, el “ciego” se dejaba quitar la venda, para que identificara lo que había tocado y situarse donde estaba.

Después de  todo esto, fuimos de vuelta al pueblo para subir al autobús y llevarnos hacia La Alberca, donde visitamos la plaza para contemplar el estilo de la casas (tenían abundante madera) y después regresamos al autobús par volver  a casa. Para mí, el viaje a la Sierra de Francia (llamada así porque fue poblada por los franceses antiguamente), fue muy interesante  y, como nos dijeron los monitores la naturaleza es única y  hay que conservarla.