ACTIVIDADES

casadelsolEl martes 3 de abril, los alumnos de 1º y 2º de Bachillerato de Humanidades, acompañados por nuestra profesora de latín y griego, visitamos el nuevo Museo de Reproducciones Artísticas que está instalado en la “Casa del Sol” y que pertenece al Museo Nacional de Escultura. Allí Pudimos apreciar la espléndida belleza de algunas de las obras más importantes del arte griego y romano como son: el Discóbolo de Mirón, el Doríforo de Policleto, las Venus Medici, variantes de la Venus de Praxíteles, el Laocoonte, el Torso Belvedere, Hermafrodito y el Gladiador Borghese, sin olvidarnos de pinturas como las de Pompeya, de unos magníficos cascos de gladiadores y otras obras de igual belleza e importancia.

Los museos de reproducciones artísticas, han vivido un largo descrédito, porque, en el siglo XX, la idea de Arte se ha basado en el objeto auténtico, no en la copia.  Las copias de estos museos, en cambio, han ayudado a estudiantes de Arte desde principios del siglo XVIII. Se realizaban mediante la técnica del vaciado, es decir, con moldes de los originales hechos por importantes formadores europeos, que acudían a los museos donde estaban las obras originales para hacer las copias, ya que, de otro modo, los estudiantes de Arte no podían visitar las obras originales que estaban distribuidas en museos de todo el mundo como en el del Louvre en París, en Atenas,  Roma, Moscú o Londre

Javier Carranza. 1º BACHILLERATO HUMANIDADES.

 


En la visita a la Casa del Sol, nueva sede del Museo Nacional de Reproducciones Artísticas, hemos tenido la posibilidad de comentar las réplicas de obras clásicas de gran importancia realizadas mediante vaciado en yeso.

Personalmente, creo que es una gran oportunidad para ver cómo son  en la  realidad, aunque sean copias de originales, obras  tan importantes como el Laoconte  en el que se han inspirado artistas de gran relevancia como Miguel Ángel para su Moisés; Berruguete en el Sacrificio de Isaac del  Museo de escultura de Valladolid; Juan de Juni  en el San Juan Bautista del mismo Museo o para el gesto de  la Virgen de las Angustias. También, entre otras, encontramos el Discóbolo de Mirón,  el Doríforo de Policleto o el torso Belvedere que tanto impresionó al propio Miguel Ángel hasta el punto de que se negó a completar las partes que faltaban y lo reprodujo en varias de sus obras.

Con otras como Iris, el Hermafrodito, los sátiros y bacantes…   hemos repasado algunos mitos.

Además de escultura también se nos ofrecen  muestras de pinturas: unas en tabla con cera (encaústica) como los retratos fúnebres de El Fayum de época romana; otras, las pinturas murales procedentes de Pompeya.

Merece la pena detenerse en cada una de ellas y observar cómo griegos y romanos supieron representar con tanto detalle y perfección el cuerpo humano.

Gracias a la existencia de este Museo de Reproducciones podemos contemplar estas piezas en una misma sala sin necesidad de desplazarnos a los múltiples lugares en los que se encuentran las obras originales.

Diana Villalobos Díez    2º Bachillerato Humanidades

Fotos