2013-14

Desp bchto 2014 webEl pasado viernes 30 celebramos en el Centro Cívico “Rondilla” el acto de graduación y despedida de nuestros  alumnos de 2º de Bachillerato. Después de seis años en el Ribera, esperamos que todo lo que han vivido y aprendido aquí les sirva para tener éxito tanto a nivel personal como en los estudios que ahora comienzan.

El acto comenzó con la última lección a cargo de la profesora de Francés Dª Blanca Sáez Elegido. Continuó  con la intervención de los alumnos Elena Gorostiza, Álvaro Abad y Gabriel Trujillo. La proyección del vídeo “Para el recuerdo” elaborado por Fernando, fue uno de los momentos más celebrados por los alumnos. Una actuación musical a cargo del grupo “Castilla”, la entrega de bandas y diplomas, las palabras de despedida del Sr. Director, la foto del grupo a la salida y como terminación, un vino español en los patios del Instituto, en el que destacaron las tartas elaboradas por las familias.

Por un lado nos sentimos alegres de ver como estos alumnos comenzarán una nueva etapa en sus vidas, y tristes porque se va un grupo  que ha dado vida al Instituto durante muchos años. A todos les deseamos lo mejor. Hasta siempre.

A continuación podéis leer completas las palabras que os dirigió la profesora Blanca Sáez en su última lección. (Pulsa en leer más).

Fotografías.



ADOLESCENCIA EN EL RIBERA.


Buenas tardes a todos. Hola chicos.

Hay palabras que tienen un atractivo especial para cada uno de nosotros;  bien por su sonoridad, bien porque nos evocan personas o momentos importantes, o bien por su significado. En mi caso, una de esas palabras es MAESTRO y me resulta especial por su significado. MAESTRO viene del  latín magister y dentro de sus muchas acepciones me quedaría con dos:

Mentor: persona que enseña algo muy valioso a otro.

Educador: persona que tiene como profesión la enseñanza.

Si entrelazo el significado de estas dos acepciones, si pienso en vosotros durante los primeros meses tras vuestra llegada a este instituto y si os observo ahora, cuando vuestra marcha se acerca, no puedo dejar de sorprenderme.  ¡Cuánto habéis cambiado!  ¡La de cosas que habéis aprendido! Aquí os habéis educado porque como dijo John Ruskin “educar a un joven no es hacerle aprender algo que no sabía, sino hacer de él alguien que no existía”.

Aquí habéis pasado casi la mitad de vuestras vidas y ¡habéis aprendido tanto!: a ser solidarios, a ser generosos, a ser responsables (unos más que otros), a escuchar, a transigir, a respetar, a compartir, a saber que cada acto que realizáis tiene sus consecuencias, aquí habéis conocido el valor de la amistad y, en muchos casos, el amor.  Todo este bagaje os va a acompañar siempre, porque ya está en vosotros y forma parte de vuestra personalidad.

Esto que, sin daros cuenta de ello, habéis ido aprendiendo aquí, es algo muy valioso porque os va a ayudar a lo largo de toda vuestra vida personal y profesional.

Pero no es sólo eso lo que os lleváis, que ya es mucho;  hay muchas otras cosas que habéis hecho a lo largo de estos años. Habéis viajado y visitado museos, iglesias, paisajes y monumentos,  lo que os ha permitido conocer mejor nuestra cultura, nuestra historia, nuestra región y nuestro país. Habéis asistido a representaciones teatrales y musicales, siempre explicadas y orientadas con el fin de obtener un mejor aprovechamiento. Muchos de vosotros, participando en intercambios, habéis salido al extranjero, habéis compartido vuestra vida y la de vuestras familias con personas de otros países de culturas diferentes.

Todo ello, os ha enseñado a valorar lo bueno y a aceptar lo menos bueno con un sentido crítico, alejado del fanatismo y del fatalismo. No todo es blanco o negro, ya sabéis que existe una gama muy amplia de colores de la que podéis serviros según las circunstancias. Robert  Hutch nos dijo que “el objeto de la educación es preparar a los jóvenes para que se eduquen a sí mismos durante toda su vida”.

Si yo, como profesional de la educación y como maestra de vocación he colaborado en ello, aunque sea en una mínima parte, he de deciros que misión cumplida. Si no ha sido así, he de deciros también que estoy enormemente orgullosa de vosotros.

Pero, ya os vais. Ha llegado el momento de dejar el instituto. ¿Y ahora qué? Seguro que a lo largo de este curso muchos de vosotros os habéis planteado un sinfín de interrogantes sin respuesta: ¿Aprobaré?,  ¿Con qué nota?, ¿Qué pasará en la selectividad?, ¿Podré estudiar lo que me gusta?, ¿Seré capaz de hacerlo? …

Aquí, en este punto, hay dos palabras que también por su significado me resultan sumamente atractivas:

Ilusión: sentimiento de alegría que produce una cosa positiva que se desea mucho.

Esperanza: confianza en lograr algo que se desea.

Vais a entrar en una etapa sumamente rica e interesante, descubriréis un mundo lleno de atractivos que querréis explorar.  ¡Sed prudentes! y reflexionad antes de tomar decisiones, pero si os equivocáis no pasa nada, se rectifica y “palante”. No queda otra.

Einstein nos dijo “nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el maravilloso mundo del saber”.

Es cierto que el panorama que tenéis ante vosotros no es muy alentador: la crisis, la pérdida de valores, el paro.....no os ayuda mucho en estos momentos, pero yo creo en vosotros y en vuestra capacidad para superar todas las zancadillas que van a aparecer en vuestros caminos. Pensad que sois jóvenes y fuertes y echad mano de la ilusión para luchar por vuestros ideales. Si de verdad deseáis algo y lucháis por conseguirlo, al final lo lograréis. Es verdad que las cosas no van a ser siempre fáciles. Pero, es que vivir no es siempre fácil.

Aprovechad estos años para aprender cuanto podáis, para formaron lo mejor posible, paro conocer gente nueva, para viajar. Todo es importante y os ayudará a llenar las alforjas con las que poco a poco iréis construyendo vuestro futuro.

La ilusión os va a mover a acercaros a lo que os gusta, os va a ayudar a realizar unos estudios que en principio os resultan atractivos;  y aunque haya momentos de duda, tened esperanza en que lo vais a conseguir. Creed en vosotros y en vuestras fuerzas y capacidades y sabed que con esfuerzo y trabajo lograréis lo que os propongáis. Yo estoy segura de ello, porque en parte, ya lo habéis demostrado. Habéis llegado donde os parecía tan lejano hace apenas seis años, cuando vuestra ilusión era terminar el bachillerato. Y aquí estáis, a punto de lograrlo, aunque tampoco haya sido siempre fácil.

Dentro de unos años, seréis esos profesionales que ahora anheláis ser y formaréis parte de esa generación nueva que tanta falta nos hace. Desde el punto de vista profesional, magníficamente preparados y dispuestos a aceptar todos los retos que vayan apareciendo en vuestro camino.

Desde el punto de vista personal,  seréis hombres y mujeres capaces de ilusionarse ante la vida, capaces de creer en un futuro mejor y fuertes en la esperanza de que lo vais a conseguir.

Yo, estoy totalmente de acuerdo con Pitágoras cuando dijo que “educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida”.

Mucho ánimo y mucha suerte. Gracias.

Blanca Sáez. Profesora de Francés.