INTERCAMBIO 2006-07
fotos_teresa_163

Enfield High School

El instituto al que asistíamos se llama Enfield High School y tiene algo más de 1000 alumnos de diferentes  razas y edades. En los pasillos se puede ver riendo y hablando raperos con camisetas por las rodillas, punks de crestas multicolor y animadoras con su uniforme característico. 

Los alumnos del High School tienen entre 14 y 17 años y reciben un nombre  distinto según su edad, freshmen (14), sophomore (15), junior (16) y senior (17).

Sin embargo la edad y curso no influye en las asignaturas que se cursan, pues el alumno puede decidir qué asignaturas quiere cursar. En los cuatro años de instituto debe  asistir obligatoriamente a 4 años de Ingles (escrito y lectura), 3 años de Matemáticas, 2 años de Ciencias (biología, química…), 2 de E. Física, 2 de Lengua Extranjera (español o francés) y 2 de Historia (del mundo y de los Estados Unidos).

Por esta razón, las asignaturas avanzan por el año en que se cursan (Español 1-2-3…etc.) También hay otras asignaturas que son trimestrales, o solo se cursan durante un año, como Psicología o Genocidio. Muchas veces asignaturas que en España tenemos fusionadas como Matemáticas, allí se cursan por separado, en clases como Álgebra, Geometría… 

El horario consta de 7 clases,  que se repiten todos los días, comienza a las 7:26 con el homeroom, donde se pasa lista, se leen los mensajes del día y se jura a la bandera, y termina a las 14:00.  Los alumnos pueden tomar clases muy variadas, y quizás un poco extravagantes, desde nuestro punto de vista, como Cocina, Fotografía, Coro, Liderazgo Juvenil, Resolución de conflictos….

Cada alumno recibe los libros del instituto para cursar la asignatura, y tiene que devolverlos al finalizar el año, recibiendo créditos si ha aprobado la asignatura; necesitando un número determinado de créditos para poder graduarse. El sistema de calificación allí es sobre 100, y para aprobar es necesario un 65% de puntuación en la  asignatura, que también es el mínimo  para poder estar en un equipo extraescolar, que es un aspecto muy importante. En vez de utilizar suficientes, sobresalientes…, utilizan las letras A, B, C, D ,E y F, con + o -.

Sin embargo, al menos en las asignaturas a las que asistíamos, es más fácil aprobar que en España, quizá debido a las diferentes edades que se cruzan en un solo aula o a que al repetirse el temario diariamente se fijan mejor los conceptos. Los españoles allí hemos sido capaces de hacer deberes e incluso de aprobar exámenes reales que hacías como un alumno más. Si se realiza una actividad o examen bien, hay en algunas clases en las que incluso te regalan lápices, o pegatinas por el logro. Además, al poder hacerse uno mismo el horario se puede rellenar con asignaturas fáciles, y conseguir créditos y aprobar.

En comparación con el Ribera de Castilla, es un instituto bastante más grande, con más alas, pisos,  aulas y los pasillos son más anchos. Cuentan con múltiples pistas para  deportes al aire libre (fútbol, jockey hierba) y un gimnasio interior de tamaño considerable.  Además, tienen un Auditorio, una sala con instrumentos para el coro, un comedor (donde se va a comer en tres turnos diferentes entre 4º y 5º hora) y una flota de más o menos 11 autobuses amarillos (típicos en las series americanas) para llevar a los alumnos al instituto.

Los baños tienen espejos, máquinas de papel y de jabón, lo cual sorprende mucho en comparación con nuestro instituto.

 Las clases tienen dotaciones como sacapuntas eléctricos, cajas de pañuelos, televisiones e incluso teléfonos para contactar con el profesor,  que no cambia de aula (cada aula es de uso exclusivo de un profesor, por lo que suelen estar personalizadas con carteles, fotografías….) Los profesores son tratados de “mister”, y por lo tanto, nombrados por su apellido, pero, sin embargo, suele haber bastante familiaridad con el profesor, que suele tratar a los alumnos de tú a tú y les cuenta cosas de su vida personal: qué tal van sus hijos, su mascota, qué va a hacer en vacaciones…etc.

En algunas clases los alumnos hacen actividades fuera de lugar, como peinarse, usar espejos,…etc. Antes de que se cambiara la normativa y se hiciese más rigurosa, incluso

se comía en clase. Pese a necesitarse un permiso para andar por los pasillos, hay mucha permisividad a la hora de visitar el baño o las taquillas en mitad de la clase. Sin embargo, suele guardarse el respeto al profesor y levantan la mano ordenadamente para participar cuando el profesor pregunta.

Allí, a diferencia con  en el sistema español, se da muchísima importancia al trabajo oral, por lo que son habituales las presentaciones a final de tema para reforzar la información. Estas presentaciones son como un examen más, pero lo realizan en determinadas horas en las que el profesor reserva la biblioteca o la sala de ordenadores.

También realizan actividades especiales que no imaginaríamos en un instituto español, como disfrazarse de vikingo y rondar por el instituto robando cajas de pañuelos o representar un campo de concentración en el que los alumnos son los judíos y solo comen pan y agua y los profesores alemanes nazis. Es más, en la mayoría de las clases, los viernes o días de final de tema se dedican al descanso haciendo juegos relacionados con la asignatura.

En conclusión, el sistema educativo es diferente al de aquí,  con más importancia en la expresión oral, y más libertad a la hora de escoger asignaturas, que permite centrarse más en los temas que se desee, aunque esto último pueda ser un problema si se hacen malas elecciones.

Laura Hernández  y Alba Sánchez – 1º BCN